lunes, 2 de junio de 2014

Ciencia del razonamiento

En palabras de Espinoza y García, en la tesis escrita el año 2011 titulada “La lógica matemática y su influencia en el aprendizaje de técnicas de flujograma del I, II, y III año de bachillerato de comercio, computación y administración del Colegio Emilio Bowen Roggiero, período 2006–2007”, es difícil saber cuándo y dónde se inició el estudio de la lógica, no obstante que hay una gran cantidad de información sobre sus orígenes, en particular en Internet. Al tratar de ubicar el origen de la lógica, se llega a la conclusión de que, como en el caso de todas las ciencias, este ocurre durante la aparición del hombre primitivo. En efecto, siendo la lógica una ciencia del razonamiento y de la inferencia, es sensato pensar que con el surgimiento del primer hombre con capacidad de razonar y obtener deducciones o inferencias, erradas o no, en ese mismo momento apareció la semilla de la lógica. De hecho, se ha distinguido al hombre del resto de los animales por sus capacidades de razonamiento lógico y capacidades del pensamiento, esto es, razonar, deducir o inferir; tal cosa ha ocurrido porque el hombre mismo ha establecido, de manera unilateral, que es precisamente él, quien tiene la capacidad de razonamiento más alta del reino animal.

Espinoza y García plantean una cuestión de debate. ¿La lógica ha sido inventada o creada por el ser humano o bien ha sido descubierta por él? Si se toma una primera posición, se podría decir que el ser humano poco a poco fue creando mecanismos para explicar el mundo que lo rodeaba, incluyendo su futuro inmediato; esto significa que en esto el hombre, buscaba también realizar predicciones y deducir las razones por las cuales las cosas ocurrían de una y no de otra manera. Estas deducciones y predicciones no son entonces más que explicaciones de eventos pasados, presentes o futuros. Hay que entender que el mundo que rodeaba al hombre primitivo comprendía también mitos y deidades creadas por él mismo, de modo que el hombre buscaba explicaciones que incluían a mitos que el mismo había creado. Es por ello que el hombre requirió un sistema totalmente imparcial, para el análisis de la verdad de un conjunto de proposiciones, de situaciones reales o imaginarias, el cual pueda realizar por lo menos las siguientes funciones válidas: (1) Indicar si el conjunto es consistente. Es decir no hay proposiciones que se contradicen unas a otras. (2) Realizar deducciones de otras proposiciones verdaderas a partir del conjunto de proposiciones. (3) Inferir proposiciones que en otro tiempo, normalmente el futuro, podrán ser verdaderas o falsas.

El hombre ha creado muchas lógicas, de forma que desde este punto de vista se puede decir que la lógica evoluciona, ó bien que la lógica ó lógicas creadas por él, evolucionan. Por otra parte, la lógica es un sistema capaz de analizar cualquier conjunto de proposiciones para determinar si cumple con las funciones anteriores, siendo capaz incluso de analizar si una lógica particular es adecuada para realizar ése análisis. Esto lleva a pensar que la lógica debe ser única ya que debe ser capaz de analizar cualquier otro sistema lógico y, en caso de que sea válida su existencia, la lógica ha existido siempre y el hombre, por lo tanto, no la inventa ni la crea, sino que descubre porciones de ella. El investigador Agazzi, en el libro publicado el año 1964 con el título “La lógica simbólica”, menciona que Leibniz, en sus “Nuevos ensayos sobre el entendimiento humano”, publicados en 1704, es un importante predecesor de la lógica matemática o simbólica moderna; en sus obras defiende la creación y utilización de un simbolismo apropiado para ser empleado en un procedimiento de cálculo en el que pasaran a segundo término los aspectos semánticos y de contenido de las proposiciones. Leibniz sostiene la idea de que la lógica o la ciencia del razonamiento, debe constituirse en una mathesis universalis, es decir, en un simple operar formal con símbolos de acuerdo con ciertas reglas sintácticas a fin de que el lenguaje filosófico adquiera la exactitud y precisión presente en otras ciencias formales, como el Álgebra, favoreciendo de este modo, la resolución de las disputas metafísicas entre partidarios de diferentes escuelas de pensamiento filosófico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada