lunes, 29 de septiembre de 2014

Agentes virtuales autonomos

Los investigadores Brenner, Zarnekow y Witting, en el libro publicado el año 1998 con el título “Agentes de software inteligentes”, exponen que un agente de software inteligente es un programa que puede realizar tareas específicas para un usuario y posee un grado de inteligencia suficiente para ejecutar parte de sus tareas de forma autónoma y para interactuar con su entorno de forma útil. En este mismo contexto los expertos Russell y Norvig, en el libro publicado el año 1996 titulado “Inteligencia Artificial: un enfoque moderno”, mencionan que un agente es cualquier entidad que percibe su entorno a través de sensores y actúa sobre ese entorno mediante efectores. Asimismo definen que un agente es racional cuando realiza la mejor acción posible a partir de los datos percibidos.

Por su parte Wooldridge y Jennings, en el artículo publicado el año 1995 titulado “Agentes inteligentes: Teoría y práctica”, mencionan que un agente viene caracterizado por una serie de calificativos, los cuales denotan ciertas propiedades a cumplir por el agente. Esto lleva a plantear otra definición bastante aceptada de agente donde se emplean calificativos que, según, los autores se consideran básicos. Esta definición considera a un agente como un sistema de computación capaz de actuar de forma autónoma y flexible en un determinado entorno, entendiendo por flexible que sea social, reactivo o pro-activo. Estos calificativos son definidos de la siguiente manera: (1) Autonomía. Entendida como la capacidad de actuar sin la intervención directa de una persona o de otro agente. Un agente debe controlar sus propias acciones y estado interno. Una vez que el usuario activa el agente indicando algún objetivo de alto nivel, éste actúa independientemente, seleccionando estrategias y monitoreando el progreso en busca de la meta. Si falla con una estrategia, usará otra, pero sin intervención humana o con la mínima indispensable. (2) Habilidad Social. Un agente debe ser comunicativo. Debe tener habilidad para interactuar con otros agentes o incluso con alguna persona, para solicitar información o bien para exponer los resultados obtenidos de la ejecución de las tareas agendadas. La naturaleza de la comunicación dependerá del tipo de agente con quien se comunique, en ambos casos se deberá establecer un protocolo común de intercambio de información entre ambas partes. Los agentes deben poseer algún tipo de interface para comunicarse con sus usuarios. Dicha interface puede establecerse simplemente mediante el envío de mensajes. (3) Reactividad. Se refiere al hecho de que un agente debe actuar a manera de sensor para observar el estado del ambiente dentro del cual se encuentra inmerso y actuar, respondiendo de manera adecuada a cambios producidos en el mismo. Los efectos producidos pueden modificar el estado de su entorno. (4) Pro-actividad. Un agente no solo debe actuar por cambios detectados en el medioambiente, sino que, además, debe trabajar en función de los objetivos para los cual fue diseñado y las tareas que le fueron delegadas en cada momento. Un agente busca permanentemente satisfacer su agenda interna.

En palabras de Lozano y Calderón, en el artículo escrito el año 2006 titulado “Entornos virtuales 3D clásicos e inteligentes: hacia un marco de simulación para aplicaciones gráficas interactivas”, se menciona que los entornos virtuales inteligentes, en tres dimensiones, son aquellos en los cuales se pone énfasis en incrementar las capacidades de comportamiento e interactivas de los entornos virtuales en tres dimensiones, lo cual se consigue mediante la incorporación de sistemas de inteligencia artificial, tales como los agentes, que interactúan con el sistema gráfico. Sin embargo existe una gran dificultad en la implementación de comportamientos complejos al interior de un entorno, debido en particular a la poca disponibilidad de herramientas que permitan controlar de forma sencilla la interacción asíncrona que pudiera ocurrir entre los objetos y los elementos del entorno. Existen diferentes maneras de incrementar las capacidades interactivas de un entorno virtual en tres dimensione: Representar de forma explícita el conocimiento, mejorar la interactividad del entorno virtual y, brindar alternativas de simulación de los fenómenos físicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada