lunes, 13 de octubre de 2014

Primera parte Realidad aumentada

Hasta hace pocos años la opción de disponer de información digital añadida sobre cualquier objeto sin alterar su entorno era prácticamente imposible. López, en el proyecto fin de máster en sistemas inteligentes publicado el año 2010 con el título “Análisis y desarrollo de sistemas de realidad aumentada”, menciona que hacia la primera década del siglo veintiuno ya es posible ver casi cualquier tipo de información digital sobre el objeto que sea. Esto se debe a la realidad aumentada, una tecnología a disposición de cualquier persona que permite superponer sobre un escenario real cualquier tipo de contenido digital, sea de la índole que sea, visual, auditivo, etc. A pesar de que en el año 1966, Ivan Sutherland inventó el primer casco de visualización, descrito en el artículo titulado “Casco de visualización tridimensional”, no ha sido prácticamente hasta el siglo veintiuno cuando esta área de investigación ha empezado a coger fuerza y relevancia. Esto se debe a que los esfuerzos del siglo pasado estaban más centrados en la realidad virtual, que se diferencia de la realidad aumentada en que todo lo que el usuario observa es una simulación de la realidad. La especial relevancia que tiene la realidad aumentada no proviene de su naturaleza novedosa, ya que esta tecnología ya venía siendo utilizada en las cabinas de los aviones durante el siglo pasado. Lo que ha producido que haya aumentado su importancia ha sido su apertura a la vida cotidiana de las personas.

Según Azuma, en el artículo publicado el año 1997 titulado “Manual de realidad aumentada”, la realidad aumentada es un término que se asocia al resultado del uso de tecnologías que superponen imágenes generadas por computadora sobre ambientes físicos pertenecientes al mundo real, que el usuario puede percibir de manera natural. Billinghurst y sus colegas, en el artículo publicado el año 1999 con el título “Una aplicación de realidad mixta en tres dimensiones”, este proceso se lleva a cabo en tiempo real, permitiendo a los usuarios interactuar con contenidos digitales a través del manejo de objetos reales o bien, tener una experiencia meramente visual al complementar el mundo real mediante objetos virtuales en un entorno de realidad mixto, creando la sensación de que el ambiente ha sido aumentado. Azuma, en el artículo mencionado, explica que al igual que la realidad aumentada, la realidad virtual es capaz de dar la impresión al usuario de que se encuentra en un ambiente diferente al que está acostumbrado, sin embargo, en el caso de la realidad virtual, dicho entorno es cien por ciento sintético, es decir todos los objetos son virtuales. Mientras el usuario se encuentre en dicho ambiente, no es capaz de ver el mundo real sino sólo el entorno virtual que lo rodea, generalmente desde una perspectiva en primera persona. Si el usuario es proyectado en el ambiente desde una perspectiva en tercera persona, también será mostrado como un objeto virtual. Billinghurst y sus colegas, en el artículo citado, complementan mencionando que otra diferencia destacable es que la realidad virtual se auxilia de aditamentos generalmente de tipo visuales, tales como lentes, aunque también puede emplear otros medios para que la simulación parezca más real, ya sean audífonos, interfaces hápticos o inclusive trajes sensoriales, mientras que la realidad aumentada tiene la opción de utilizar o no dichos aditamentos. Además, cuando se realiza el proceso inverso al de la realidad aumentada, es decir, utilizar tecnologías para superponer imágenes del mundo real sobre entornos cien por ciento virtuales, se estará refiriendo a ello como virtualidad aumentada. Finalmente, una mezcla entre la realidad, la realidad aumentada, la realidad virtual y la virtualidad aumentada puede ser denominada realidad mixta.

En palabras de los investigadores Barfield y Caudell, expresadas en el libro publicado el año 2001 con el título “Fundamentos de informática usable y realidad aumentada”, la realidad aumentada es el término que se usa para definir una visión directa o indirecta de un entorno físico del mundo real, cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta a tiempo real. Esta es la principal diferencia con la realidad virtual, puesto que no sustituye la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real. Existen definiciones comúnmente utilizadas para definir a esta tecnología. La primera fue propuesta por Milgram y Kishino el año 1994, la cual es explicada por López en la tesis de maestría escrita el año 2009 titulada “Análisis y Desarrollo de sistemas de realidad aumentada”, en la cual la realidad aumentada es descrita como un continuo que abarca desde el entorno real a un entorno virtual puro. La realidad aumentada permite al usuario ver el mundo real con objetos virtuales superpuestos o mezclados con el mundo real. De esta manera, la realidad aumentada es un complemento de la realidad, en lugar de sustituirla completamente, y mantiene tres características esenciales: (1) Combina elementos reales y virtuales. (2) Es interactiva en tiempo real. (3) Está registrada en tres dimensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada