lunes, 27 de julio de 2015

Agentes en inteligencia ambiental

En la memoria escrita el año 2014 para optar al grado de doctor, presentada por el investigador Fernández con el título “Arquitectura de pizarras distribuidas para sistemas de inteligencia ambiental”, se menciona que la información en un sistema de inteligencia ambiental es de naturaleza diversa. Los datos sin procesar de los sensores se agregan y filtran para crear información abstracta, que puede ser procesada por componentes que observan sus cambios para decidir qué acciones tomar. Este proceso involucra las siguientes tareas: Encontrar las fuentes de información disponibles y sus tipos, reunir los datos proporcionados por estas fuentes, facilitar la fusión de los fragmentos de información, y actualizar la representación de este contexto para que sea utilizada por diferentes aplicaciones. Los sistemas de inteligencia ambiental deben adaptarse a estas condiciones cambiantes para ser capaces de proporcionar sus servicios, siendo tan poco intrusivos como sea posible. También hay requisitos de rendimiento que el sistema debe cumplir para proporcionar respuestas en tiempo real a los estímulos del entorno. Los mecanismos de control oportunista, a través de agentes inteligentes, abordan estos aspectos monitorizando el contexto, y suspendiendo o resolviendo objetivos cuando las condiciones apropiadas se cumplen.

En palabras de Russell y Norvig, en el libro publicado el año 1996 con el título “Inteligencia artificial: Un enfoque moderno”, un agente es una entidad de software que puede actuar por sí mismo con el fin de alcanzar unos objetivos que se ha fijado inicialmente y además está caracterizado por una o varias cualidades tales como capacidad de razonamiento o inteligencia, percepción de su entorno y actuación con base a ciertas circunstancias, de manera reactiva. También, tiene la capacidad de actuar en forma proactiva, es decir, actúa sin necesidad de darle una orden y la habilidad de desplazarse de un lugar a otro. Según Wooldridge y Jennings, en el artículo publicado el año 1995 titulado “Agentes inteligentes: Teoría y práctica”, un agente es un sistema computacional que está ubicado en algún ambiente, y está capacitado de acciones autónomas en este ambiente para cumplir sus objetivos planteados. La primera definición general de agente, citada en la tesis doctoral de Pérez, escrita el año 2000 con el título “Sahara: Arquitectura de seguridad integral para sistemas de agentes móviles basados en Java”, fue la proporcionada por G.W. Lecky-Thompson, la cual menciona lo siguiente: “Un agente es una pieza de software que ejecuta una tarea dada usando información obtenida de su entorno para actuar de forma apropiada para completar la tarea exitosamente. El software debe ser capaz de adaptarse a sí mismo en base a los cambios que ocurren en su entorno, para que un cambio en circunstancias le permita aún obtener el resultado deseado”.

Según Horfan, en el artículo publicado el año 2005 titulado “Sistema de seguridad en redes locales utilizando sistemas multiagente distribuidos, las principales características de un sistema multiagente son: (1) Organización. Se encuentra relacionada con la estructura de las componentes funcionales del sistema, sus características, sus responsabilidades, sus necesidades y de la forma como realizan sus comunicaciones. (2) Comunicación. Es el medio por el cual los agentes comparten conocimiento y se sincronizan para llevar a cabo sus tareas conjuntamente. (3) Coordinación. Es una propiedad de un sistema de agentes que realizan alguna actividad en un ambiente compartido, esta característica se describe en detalle en el libro de Weiss, publicado el año 1999 con el título “Sistemas multiagente”. (4) Cooperación. Se refiere a la forma como los agentes trabajan conjuntamente para lograr un objetivo global, la cual depende de la configuración organizacional del sistema. (5) Control. Se encarga de estimar el tiempo para la solución de una tarea, evaluar si se ha generado una solución para una subtarea, escoger entre varias subtareas a realizar basados en su importancia y determinar el contexto que debe ser utilizado por un agente para la solución de una subtarea.

Por su parte O’Hare y sus colegas, en el artículo publicado el año 2004 con el título “Agentes inteligentes agiles”, mencionan que la inteligencia ambiental consiste en la creación de espacios donde los usuarios interactúan de forma natural y sin esfuerzo con los diferentes sistemas, gracias a que las tecnologías de computación y comunicación se vuelven invisibles para el usuario, al estar siempre presentes e integradas en los objetos cotidianos del mismo. Esta visión ha despertado un creciente interés por utilizar las tecnologías de la computación en la construcción de sistemas que soporten las actividades de la vida diaria de forma más eficiente. De esta forma, dentro de estos espacios se abarcan cualidades, como el reconocimiento y la acomodación de los diversos componentes que los constituyen, la personalización y la adaptabilidad del sistema, el entendimiento del estado en determinada situación, la colaboración y la cooperación entre componentes del sistema y las características autónomas como auto-administración y auto-reparación. Aarts y Marzano, en el libro publicado el año 2003 titulado “El nuevo diario: Opiniones sobre inteligencia ambiental”, mencionan que las cinco características principales de la inteligencia ambiental son: (1) Embebida. Muchos dispositivos conectados en red son integrados en el ambiente. (2) Sensible al contexto. Los dispositivos pueden reconocer a las personas y la situación de su contexto en un momento determinado. (3) Personalizada. Los dispositivos pueden adaptarse a las necesidades de las personas. (4) Adaptativa. Estos dispositivos pueden cambiar en respuesta a las personas y a su ambiente. (5) Anticipativa. Los dispositivos pueden anticipar los deseos sin una mediación consciente. Así, los entornos inteligentes, denominados también entornos de inteligencia ambiental, pueden implementarse en escenarios domésticos, espacios móviles, entornos públicos y espacios privados reducidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada