lunes, 25 de julio de 2016

Gobierno electrónico móvil

Giulianelli, en la tesis publicada el año 2012 con el titulo “Modelo de Sitio Móvil Gubernamental”, menciona que el gobierno movil promueve la eficiencia en la prestación de ciertos servicios y una ciudadanía más activa a través de la información, el requerimiento o el reclamo instantáneo vía mensajes al dispositivo movil. El gobierno movil resulta ser un complemento para el gobierno electrónico y de ninguna forma lo reemplaza. Si bien los dispositivos móviles son excelentes vías de acceso, cuando se trata de transmitir información compleja o voluminosa, la mayoría de ellos no son adecuados. En los países en desarrollo, el gobierno movil exhibe un significativo potencial ya que existe una creciente penetración de la telefonía móvil, particularmente en las áreas urbanas, pero que aún se encuentra en miras de desarrollo. Lallana, en el articulo digital publicado el año 2008 con el titulo “Gobierno electronico para el desarrollo: Aplicaciones moviles en el gobierno”, señala que los principales desafíos del gobierno movil están dados por: (1) el costo de las prestaciones, (2) la brecha en el acceso a la tecnología móvil, (3) la confiabilidad y seguridad de las transacciones, y (4) la eventual sobrecarga de mensajes. El gobierno movil debe ser desarrollado como un componente de la estrategia de gobierno electrónico en función de las condiciones de cada país. Es por ello que el gobierno movil tiene una serie de expectativas cuya concreción se encuentra condicionada por: (1) la disponibilidad de suficiente personal calificado, (2) adecuados sistemas de back-office, (3) la selección de las aplicaciones, no deben ser triviales, pero tampoco complejas, y (4) el grado de usabilidad.

En el desarrollo de aplicaciones de gobierno movil es necesario asegurarse que los usuarios obtendrán exactamente lo que se les prometa en el menor tiempo posible. Pero esto se logra paulatinamente y de forma progresiva. La Organización de las Naciones Unidas, en el documento sobre “Evaluación comparativa de gobierno electrónico: Una perspectiva global” publicado el año 2002, clasifica al gobierno electrónico en cinco niveles distintos, indicando su aplicabilidad para el caso del gobierno móvil. Los niveles mencionados en dicho estudio son: (1) Emergente. Sólo información básica y en su mayor parte estática se encuentra disponible. (2) Ampliado. El contenido y la información son actualizadas con regularidad, y la información está disponible no sólo en su formato original sino que se encuentra explicada y simplificada. (3) Interactivo. Los usuarios pueden descargar los formularios, ponerse en contacto con los funcionarios y hacer peticiones. La información disponible tiene el valor añadido de tener vínculos hacia la legislación relevante. (4) Transaccional. Los usuarios pueden enviar formularios en línea - por ejemplo para solicitar información, o para demandar la solicitud de licencia. (5) Integración Total. Todos los sistemas están integrados y los servicios a los ciudadanos son totalmente en línea, independiente de la agencia gubernamental.

Giulianelli, en la tesis mencionada, considera que se debe hablar de gobierno móvil desde el punto de vista del ciudadano y no desde la tecnología; más allá de la tecnología que lo permite, es el ciudadano el que ha modificado sus patrones de movilidad. Ya no se puede esperar a un ciudadano inmóvil, localizado en un mismo espacio físico, sino que la vida cotidiana moderna implica cada vez más la movilidad constante de individuos e información. Es por ello que el gobierno móvil debe apuntar a brindar facilidades en este sentido, generando nuevos contenidos y aplicaciones que permitan al ciudadano realizar trámites y comunicarse con sus representantes de una manera “móvil”. La movilidad de las tecnologías es acompañada por su individualización, las tendencias del mercado indican que el apoderamiento de las tecnologías es cada día más individual: Celular, netbook, tablet, etc., y que los aparatos familiares: Teléfono fijo, Computadora de escritorio, etc., van quedando en un segundo plano. El gobierno móvil es la adecuación de los servicios a esta individualización de las tecnologías y a la movilidad constante del ciudadano moderno.

Jolías, en el documento de trabajo publicado el año 2011 con el título “Avances del gobierno móvil en los municipios argentinos”, señala que el gobierno móvil puede ser definido como la implementación y utilización por parte de los gobiernos de tecnología, servicios, aplicaciones y dispositivos móviles y conexión inalámbrica con la finalidad de incrementar beneficios y generar nuevos canales de comunicación, ya sea entre el ciudadano y el gobierno, o en los procesos internos de la administración pública. Kushchu y Borukci, en el artículo escrito el año 2004 con el título “Impacto de las tecnologías móviles en el Estado”, menciona que la aplicación de tecnologías móviles en el Estado como medio de comunicación y participación puede adoptar las siguientes modalidades: (1) Gobierno a Gobierno. Hace referencia a la utilización de tecnología móvil entre entes estatales con diferente autonomía, ya sea para comunicarse de un municipio a otro, de un municipio al gobierno departamental o nacional, o entre estos gobiernos entre sí. Esta estrategia puede ser beneficiosa en políticas de regionalización o intermunicipalismo, en donde los distintos municipios pueden comunicarse en tiempo real y así coordinar acciones y reducir costos. (2) Gobierno a Empleados. Es la utilización de las tecnologías móviles dentro de la administración pública o entre diferentes secretarías y ministerios. Comúnmente la implementación de políticas públicas implica el accionar y coordinación entre distintos organismos estatales, lo que requiere una fluida comunicación entre los administradores públicos. Esta modalidad también es fructífera para comunicar cambios estratégicos en la dirección del gobierno al conjunto de los empleados de un municipio o gobernación. (3) Gobierno a Ciudadanos. Sirve para transmitir de manera sintética y precisa información relevante para los ciudadanos, como por ejemplo problemas de tránsito, lugares de pago de subsidios o pensiones, alertas meteorológicas o lugares de votación, por citar sólo algunas. (4) Ciudadanos a Gobierno. Es complementaria a la estrategia anterior, ya que es una de las formas más usuales de participación ciudadana vía tecnologías móviles. Puede ser utilizada para que los ciudadanos notifiquen a sus gobiernos problemas en la vía pública o en los servicios de recolección de basura, así como cualquier problema relacionado con el ámbito público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada