domingo, 5 de febrero de 2017

Meta-razonamiento en agentes

PRIMERA PARTE

En el artículo de Fulladoza y sus colegas, publicado el año 2012 con el título “Agentes inteligentes con razonamiento dirigido por factores emocionales”, se menciona que una parte significativa de las arquitecturas de agentes con habilidades cognitivas tienen en común que, para estas, un agente está básicamente definido por un conjunto de metas, un conjunto de creencias, y un conjunto de reglas de razonamiento. Su modelo de funcionamiento se basa en la selección de metas según algún criterio y la búsqueda de reglas de razonamiento que “expliquen” cómo conseguir estas meta. Las reglas brindan información acerca de las condiciones que deben cumplirse para la verificación de la meta. Cada una de estas condiciones constituye una sub-meta que debe ser verificada a su vez mediante el cumplimiento de ciertas otras condiciones, algunas de ellas de manera satisfactoria mediante la realización de una acción. De esta forma, el modo en que un agente razona, y en consecuencia se comporta, es descubierto mediante la búsqueda descendente a través de una jerarquía de reglas tendientes a la satisfacción de una meta de orden superior.

En la tesis de maestría en educación de Carmona y Jaramillo, publicada el año 2010 con el título “El razonamiento en el desarrollo del pensamiento lógico a través de una unidad didáctica basada en el enfoque de resolución de problemas”, se indica que desde la literatura psicológica y pedagógica, el concepto de procedimiento lógico del pensamiento es entendido como aquellos procedimientos más generales, que se utilizan en cualquier contenido concreto del pensamiento, que se asocian a las operaciones lógicas del pensamiento y que se rigen por reglas y leyes de la lógica, desprendiéndose así la amplitud de su aplicación. Según Talizina, en la Conferencia impartida en la Universidad Central de Las Villas, el año 1987 con el título “Procedimientos iníciales del pensamiento lógico”, el hombre se vale de procedimientos para actuar; algunos son procedimientos específicos, como el procedimiento de resolución de ecuaciones matemáticas; otros son procedimientos generales, válidos en cualquier campo del conocimiento, pues garantiza la corrección del pensar, tales como los procedimientos lógicos del pensamiento, que representan los elementos constituyentes del pensamiento lógico. De esta manera, la estructura del pensamiento, desde el punto de vista de su corrección es a lo que se denomina formas lógicas del pensamiento, dentro de las cuales, en palabras de Campistrous señaladas en el artículo publicado el año 1993 con el título “Lógica y procedimientos lógicos del aprendizaje”, se pueden distinguir tres formas fundamentales: (1) Concepto. Reflejo en la conciencia del hombre de la esencia de los objetos o clases de objetos, de los nexos esenciales sometidos a ley de los fenómenos de la realidad objetiva. (2) Juicios. Un juicio es el pensamiento en el que se afirma o niega algo. (3) Razonamiento. Es la forma de pensamiento mediante la cual se obtienen nuevos juicios a partir de otros ya conocidos.

En la tesis de grado de Barrientos y sus colegas, publicado el año 2010 con el título “El razonamiento desde la enseñanza de conceptos matemáticos utilizando las TIC”, se indica que el razonamiento se apoya en habilidades del pensamiento, algunas se ejecutan en forma secuencial y otras simultáneamente. A mayor complejidad en los procesos, mayor número de habilidades involucradas, lo que sugiere que algunas habilidades acogen implícitamente la acción de otras subordinadas. Para hacer una aproximación a un modelado y medición del razonamiento se agrupa los patrones observables de estas habilidades en “momentos de razonamiento”, estos momentos son los siguientes: (1) Momento Perceptivo. Quien percibe, realiza una lectura de la situación, la advierte, la observa, toma los datos que se le enuncian, reconoce cualidades, cantidades, formas, símbolos, posiciones y preguntas. (2) Momento de Enfoque. Quien se enfoca comprende qué es lo que se busca. Identifica, clasifica, separa las partes del todo, establece diferencias y patrones; codifica la información nueva y la agrupa según sus características; selecciona, discrimina, formula, compara y ordena. (3) Momento Conceptual. Conceptualiza quien encuentra las características esenciales para generalizar y estructurar los objetos nuevos con los existentes; de este modo, es posible recorrer reordenando recurrentemente la representación mental: sintetizando, categorizando y sistematizando los objetos en relación con sus funciones y los flujos de información. (4) Momento Crítico. Este es el momento del análisis y la acción, quién se encuentra en esta fase operativa, utiliza su criterio para planificar su aprendizaje, el proceso de solución de un problema o la resolución de un ejercicio, eligiendo metodologías inductivas, deductivas, por analogías, o combinadas; tomando decisiones, siguiendo estrategias, utilizando la información que conoce, regulando los procesos, vinculando causas y efectos, entendiendo el porqué y desarrollando el cómo. (5) Momento Meta. Es el momento de la retroalimentación y la comunicación de resultados. Quien llega a este nivel está en condiciones de explicar las metodologías involucradas en su proceso de equilibrio cognitivo; utiliza la lógica y los argumentos para justificar sus avances y soluciones, evalúa su proceso, reconoce los espacios y tiempos de los errores, efectuando las correcciones necesarias hasta obtener resultados satisfactorios. (6) Momento Creativo. Este momento ocurre simultáneamente en cualquier etapa del proceso y se evidencia cuando el individuo es sensible a detalles inconexos y realiza combinaciones no convencionales en su estructura conceptual que desestructuran el problema reordenándolo mediante asociaciones antes no relacionadas que dan origen a soluciones alternativas. Ahora bien, dada la importante función de los conceptos en el proceso del razonamiento evidenciada en el momento conceptual y también por ser estos unos de los ejes centrales del proceso de enseñanza y aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada